31 May

Ayer estuve hablando un rato con mi amiga Elena. Muchos la conoceréis pues tanto ella como su marido Daniel, son de esas familias de Villa de toda la vida, Yo tuve el placer de conocerlos para hacerles una entrevista que publicamos en un periódico local y dónde nos hablaron de Miguel, su hijo, que nació con una enfermedad de esas que se denominan rara. Esta familia lleva luchando y peleando por conseguir que su hijo alcance el máximo de desarrollo que sea posible desde el primer diagnóstico de la enfermedad de Miguel.

Cuando hablo con Elena, y a pesar de que su vida es una lucha continua como mujer trabajadora y madre de un niño con necesidades especiales, siempre me regala su risa que suena a rio cantarín, y me contagia su alegría y su fuerza. Por suerte Miguel ha heredado la risa de su madre, y cuando madre e hijo se ponen a reir juntos no hay quien les pare.

Cuando se inició el presente mandato y fueron designados los concejales del equipo de gobierno y sus competencias, Elena, Gumer y yo fuimos a hablar con la concejala de Parques y Jardines, para solicitar columpios adaptados en los parques de Villa, ya que Miguel tiene que salir a otros municipios para poder disfrutar de un ratito de columpios con los demás niños. Esta petición fue muy bien acogida por María Martín, la concejala competente, y nos dijo que no tardaríamos en ver los resultados y al menos dos parques adaptados.

columpio adaptado

Estamos en Junio y todavía no se ha instalado ni un solo columpio. Lo peor de todo es que cuando pregunto por este asunto me dicen que ya está, que la gestión está hecha y que ya sabemos lo lenta que es la administración. Yo me indigno, y no lo puedo entender. Cada día que pasa sin que se coloquen columpios adaptados es un día que se está discriminando a un niño de 3 años, que se le está privando de su derecho a columpiarse en el parque y relacionarse con el resto los niños, vecinos, familia, visitas…

Dar buenas palabras y dejar pasar el tiempo es una práctica habitual, pero no soluciona el problema.

Y a pesar de todo, y dando un ejemplo de optimismo, fuerza y alegría, Elena me sigue hablando y sigue regalándome su risa. Yo me siento orgullosa de ella y de Daniel y responsable del fracaso que significa que en el día de hoy sigamos sin haber conseguido algo tan simple como instalar unos columpios. Pero creo que el fracaso es de todos, primero de la Concejalía de parques y jardines, luego de los concejales de toda la oposición, que se olvidan y no insisten en la petición y por último de todos los que sabiendo que existe esta carencia no salimos a la calle a exigir que se respeten los derechos de Miguel y los de todas las personas con diversidad funcional.

Meme

Leave a Comment