22 May

photo_2016-05-23_00-43-55

Muchas veces utilizamos expresiones de las que no somos conscientes. Esto me ha pasado este fin de semana, cuando me despedía de mi amiga Teresa, que me dijo: “Cómo tú dices, Meme, QUÉ SUBIDÓN”.

Y es verdad, este fin de semana ha sido uno de esos que te hacen entender que es LA MORAVILLA y porqué estamos empeñados en sacar adelante este proyecto.

Habíamos quedado el sábado a las 10 de la mañana dispuestos a gastar esas horas en un Taller de Cosmética Natural que había organizado Amaya, a cargo de Luisa Romero, no podía apellidarse de otro modo, farmacéutica que vino desde Albacete para hablarnos la historia de la cosmética, de la que se tiene conocimientos desde el Paleolítico, y su evolución hasta nuestros días, en que no solo tiene funciones estéticas sino de salud y protección contra el polvo, la radiación solar, el viento…

Comenzamos haciendo un enjuague bucal de tomillo; luego elaboramos un dentífrico a base de caolín, aceite de coco, hidrolato de tomillo y aceite esencial de menta. También hicimos un bálsamo labial, una exfoliante de sales naturales y dimos los primeros pasos en el mundo de la Aromaterapia. Luisa nos explicó que “Cuando olemos algo evocamos a nuestra parte inconsciente, la memoria emocional, asociativa de aromas, personas y lugares…Por ello la aromaterapia se considera el lenguaje del alma”. Desde luego la mañana estuvo llena de olores, sensaciones e intercambios; nos quedamos con ganas de seguir experimentando, y vamos a repetir.

El domingo teníamos preparada una jornada especial de hermanamiento y conocimiento de la cultura del Magreb. Llevábamos ya varias semanas preparando el menú, las lecturas, buscando una bailarina que nos hiciera una demostración de la Danza del Vientre (ver vídeo), tatuajes en hena…y no pudo salir mejor. A las dos de la tarde LA MORAVILLA estaba llena de gente con ganas de disfrutar, y lo mejor de todo, con gente que había oído hablar de este proyecto y tenía ganas de conocernos, Me encantaba mirar las caras de mis compañeros trabajando en la preparación del espacio que nos trasladaba a esa cultura tan cercana y tan desconocida, la comida que nuestras Pilares llevaba dos días elaborando, la ilusión del taller de lectura en la dramatización de un cuento magrebí que nos habla de sentimientos comunes a todas las personas.

¡Estábamos tan contentos al ver como todo iba saliendo!

photo_2016-05-23_00-44-13Empezamos a las dos con Alba, una bailarina excepcional, que nos deleitó con una demostración de la Danza del Vientre y nos dejó a todos boquiabiertos; luego la comida, pollo con pasas y almendras, cuscús y de postre naranjas con azúcar canela y azahar, y mientras tomábamos el te con hierbabuena, escuchamos cuentos, relatos y poemas que pusieron colofón a esta gran jornada.

Ahora, de vuelta a casa, me siento orgullosa del fin de semana que hemos tenido. Es un trabajo que hacemos un equipo y al que invitamos a uniros a todos los que sintáis que hay un espacio común para compartir, intercambiar, disfrutar y hermanar a todo el que quiera participar. Todos tenemos una ideología y una afinidad política, pero este no es un el espacio de debate donde comentar y discutir del apasionante momento histórico que estamos viviendo. Existen otros que cumplen esta función, pero no son excluyentes, es más creo que se complementan y es bueno que se nos conozca en ambos ambientes.

Para concluir sólo me cabe decir os esperamos a todos y todas en Fuentecilla, 17 y que nos encantará decir con vosotros ¡QUÉ SUBIDÓN!

Meme

Leave a Comment